Ellos se habían casado hace un par de años, tenían una hija hermosa de tan sólo 4 años.

Hacía tiempo que esta mujer venía a mi casa a contarle a mi mamá que él la amenazaba con matarlas, a ella y a la pequeña. Incluso la golpeaba salvajemente. Ella era consciente de lo que le pasaba y por ello quería salir de aquella relación toxica, así que tramitó el divorcio y lo denunció.

Resultó ser que la denuncia no funcionó porque él era policía, por lo tanto, las autoridades no hicieron nada al respecto.

Un domingo por la tarde, mi familia y yo, recibimos una de las peores noticias: él las había matado, a ambas. Allí me di cuenta de que hay gente realmente mala en el mundo ¿Quién tendría el valor de asesinar a su esposa y luego a su hija? Esa esposa a la cual juraba amar, y aquella niña de tan sólo 4 años, de su propia sangre. Se ve que él también pensó en esto y, tiempo después, se suicidó. Ahora me pregunto, si quería morir ¿Por qué no se fue solo? ¿Por qué tuvo que llevarse dos vidas a costa de su infelicidad?

Ellas no tenían mi sangre, pero eran mi hermana y mi sobrina del alma. Fue un golpe bajo para todos, este tipo nos quitó a dos personas importantísimas en nuestras vidas. Pero como siempre, hay que aprender a vivir sin ellas, sin esos dos ángeles que nunca voy a olvidar…

Cuando sucedió esto yo tenía 12 años, y fue algo que me marcó de por vida. Sé que nunca voy a dejar que nadie me haga algo similar a lo que este hombre hizo con ellas.

(Visited 813 times, 1 visits today)