Lo conocí en el colegio hace 8 años, éramos compañeros de curso. Nunca tuvimos una relación totalmente seria, pero yo lo amaba como a nadie.

Por dentro sabía que él solo me veía para tener relaciones, ya que al otro día me dejaba, no contestaba mis mensajes o me bloqueaba de WhatsApp para que no le reclamara nada.

Esta historia se repitió una y otra vez durante mucho tiempo.

En el verano de 2015 quedé embarazada. Dicho embarazo era de alto riesgo debido a mis constantes problemas de salud, pero a él no le importó ni su hijo. Nunca se hizo cargo y, es más, se borró por completo.

A los tres meses apareció porque quería saber si ya había perdido el bebé, me dijo que, de ser así, quería tener raciones. Me pareció un acto de total insensibilidad. Nunca entendió mi dolor…

(Visited 928 times, 1 visits today)