Todo comenzó cuando tenía 7 años. Mi cuerpo era flaco y parecía un niño, pero esto no detuvo a mi hermano, dos años mayor que yo, a alzarme la blusa y tocarme el pecho. Ese día me asusté, no sabía que pasaba y corrí lejos de él, mientras me pedía que no le dijera a mi mamá, que había sido un accidente. Claro que nunca se lo dije. Grave error.

A partir de entonces, él esperaba que me bañara para entrar a espiarme. Me volví una niña asustada, me sentía sucia. Veía su cara excitada y me aterraba.

Pasaron 4 años y la situación empeoró cuando me desarrollé. Él buscaba la ocasión para pasar pegado de mí y rozar su asqueroso cuerpo contra el mío. Lo hacía todos los días y nadie veía.  Entonces, simplemente cansada de ser manoseada, fui al parque de juegos y tomé la decisión de colgarme hasta morir en un lugar donde todos vieran mi cuerpo, pero no lo hice.

Un día, estábamos solos en casa y él se acostó en la cama de mis padres. Comenzó a masturbarse con la puerta abierta para que lo viera. Yo tenía miedo, así que me escondí en la otra habitación y me tape el rostro.

Todas las noches esperaba que me durmiera y me tocaba, siempre me levantaba con la sensación asquerosa de sus manos y él se alejaba cuando me veía despertar. Así que comencé a esperar que él se durmiera profundamente para poder dormirme.

Tiempo después nos mudamos y él continúo espiándome en el baño. Uno de esos días, mis padres lo encontraron y lo reprendieron. Entonces, me llené de valor y fui a confesarle todo a mi madre, pero ella no me dejo hablar. Dijo que él lo hacía por tomar café, y que era su único hijo varón. Entonces caí en cuenta de que ella sabía lo que pasaba.

Años después asumí una actitud violenta y defensiva. Al estar siempre alerta, no permitía que se me acercara. Cuando él se dio cuenta que no permitiría que me volviese a tocar, simplemente dejó de intentarlo. Me sentí asquerosa y supe lo débil que fui de niña.

Hasta el día de hoy me lamento de no haberme suicidado aquella vez a los 11 años. Porque ya, más de 20 años después, las secuelas que tengo no me permiten confiar en un hombre ni dormir bien.

(Visited 868 times, 1 visits today)