Esta historia no es mía, sino de una amiga que casi sufre abuso sexual.

No puedo entender cómo un hombre puede intentar tomar una mujer a la fuerza y hacer como si nada, pero sobre todo, cómo la mujer no puede denunciar a este tipo de personas.

Ella me contó que salió a comprar y se encontró en el camino con un amigo. Fueron a beber algo y luego él le pidió que la acompañe a buscar un libro a su casa. Ella accedió, inocentemente. Ya dentro de la casa, este muchacho intentó desnudarla y comenzaron a forcejear. Por fortuna no pudo hacerle nada porque ella lo golpeó con un jarrón y se fue.

Mi amiga dice que no va a denunciarlo, ya que ella tuvo la culpa por entrar a la casa de él y esto puede ser usado como argumento en su contra.

Quiero decirles, mujeres: así vayan a la casa de un amigo, se vistan con ropas cómodas o estén con su pareja, nadie puede abusar de ustedes. Sea una simple nalgada o un beso robado, si no es con su consentimiento, es abuso y se puede denunciar.

Escribo esto con el fin de evitar este tipo de abusos. Se los dice un hombre que se indigna todos los día de que otros marquen a la mujer de esta forma tan cruel. Y a los demás hombres, les digo: si una mujer dice que “no”, deben respetar su decisión.

(Visited 335 times, 1 visits today)