Mi novio me golpeó cuando yo tenía 16 años, luego de una discusión bastante acalorada. En ese momento no supe que hacer, ni a quién confiarle lo que había sucedido dado que mis amigos creían que era un chico muy bueno y mis padres no sabían mucho acerca de la relación.

Después de aquel golpe fui contando, de a poco, el tipo de relación que teníamos. Solíamos gritarnos y tratarnos de egoístas el uno al otro. De un momento a otro, las agresiones comenzaron a ser públicas y visibles en nuestras redes sociales.

Un día sufrí un ataque de pánico por esto y decidí confesarles a mis padres lo que en realidad estaba sucediendo. “Mi ex me golpeó”, les dije.

Mi madre me dijo que eso me pasaba por ser una puta, mi padre dijo que me lo merecía.

Años después, me enteré que mi padre y su familia tienen múltiples denuncias por violencia de género y doméstica. Allí entendí por qué nadie hizo nada…

 

(Visited 594 times, 1 visits today)