Hace 4 años estaba pasando un mal momento y necesitaba refugiarme en mi familia. Fui a visitar a mi abuela y juntas fuimos a ver a mi abuelo. Él estaba enfermo y lo abracé fuerte, sentí babas en la cara pero pensé que era por la edad. Antes de irnos de su casa lo saludó mi abuela primero y yo después. Cuando me saluda, me dice dame un beso, pero un beso lindo. Lo alejé y le dije no. Mi abuela no entendía por qué quería irme a su casa.

Le conté primero a mi tía y después a mi mamá. Les pedí que no dijeran nada, y no verlo nunca más. Pero se enteró toda la familia. Algunas tías me culparon, otras no me creyeron.

Cuando le preguntaron a él, dijo que era una pendeja de mierda mentirosa.

Estuve meses sin poder dejar que un hombre me rosara, pensando que por ahí la ropa que llevaba lo había hecho reaccionar así. No usé nunca más esa ropa. Antes las personas mayores me provocaban ternura, ahora me producen asco.

(Visited 284 times, 1 visits today)