Hoy, 25 de noviembre, es el Día Internacional de la No Violencia y por eso creo que debemos hablar un poco más sobre esto. Considero que está bien la existencia de un día determinado para concientizar, pero lo que no considero es que los 364 días restantes actuemos como si nada, mientras 1 mujer muere cada 30 o 40 horas a causa de violencia de género.

La corte divulgó su primer informe sobre la Oficina de la Mujer, y las conclusiones me generan sentimientos bastante antagónicos. Podemos pensar que está bueno que haya subido el porcentaje de casos que son resueltos en los tribunales, pero no nos engañemos. Aquel porcentaje aumenta porque aumenta también el índice de mujeres asesinadas. Solo el 33% de los casos llegan a los tribunales y son resueltos.

Analicemos un poco más cómo se conforma ese 33%: sólo el 13% son sentencias condenatorias; el 2% son sobreseimientos, o sea, declaraciones de inocencia ; el 18% restante son causas cerradas por fallecimiento del femicida, ya sea por suicidio o causas naturales.

Pensar en que la justicia no nos ayuda tanto como debería me genera cierta impotencia, a pesar de eso, tengo la esperanza de que algun dia todo funcione como debería funcionar ¿Acaso pido mucho?

Yo, como muchas personas con las que he hablado, desconocía lo frecuentes que son estos casos. Gracias a esta pagina descubri que pasa más de lo que pensamos, o de lo que vemos… Ya llevamos subidas poco más de 120 historias y aun nos quedan muchas por subir, teniendo en cuenta que nos llegan todos los días. No solo de Argentina, sino también de otros países.

Quiero pedirles a todos los que están leyendo esto que no se olviden de lo que pasa, que no traten de esconder realidades y que no minimicen cada acto de violencia que sufren o presencian. Si se llegó al punto de que una mujer muera es porque nadie dijo nada, ni ella misma ni su entorno. Se que puede sonar muy crítico, pero es la realidad en la que vivimos. A veces no actuamos por miedo, otras por vergüenza quizás. Me gustaría que todos podamos dejar de lado esos sentimientos y ayudemos a que no pase porque somos nosotros mismos quien debemos cuidarnos, y valorarnos.

A la víctima hay que contenerla y ayudarla en todo lo que se pueda, no estigmatizarla o echarle culpas por algo de lo cual realmente no tiene control. La palabra víctima se los dice por sí sola, cuando uno es víctima no tiene control alguno de la situación. Les aseguro que si cada persona que pasa por esto tuviese o tuviera el poder de controlar o de frenar con la violencia, lo haría. Y no me vengan con que la víctima sabe que está mal lo que hace el victimario, porque aunque lo sepa está hundida en un círculo vicioso del cual es casi imposible salir. Pero se puede, les juro que se puede.

Ustedes mismos leen en cada historia que contiene Nunca mas a mi lado, que hay mucha gente que sale adelante, ya sea sola o gracias a la ayuda de alguien. Así que les pido por favor que no pierdan nunca las esperanzas. Nunca se dejen estar y siempre ayudense, ayuden a un familiar, a un amigo, o a un simple desconocido. Solo así, y con ayuda competente del estado, podremos acabar o al menos reducir la violencia de género, los femicidios y la discriminación.

Aprovecho esto para agradecer a cada mujer y a cada hombre que nos envió su historia, hay que tener mucho valor para atreverse a contar este tipo de cosas ante las cientos de personas que nos leen día a día.

Por último, quiero pedirles que confíen y se animen a contar lo que les pasa, es realmente sanador poder sacar afuera las cosas malas. Estamos acá para eso, yo no tengo otro propósito que no sea tratar de ayudar, y me llena el alma poder hacerlo, o al menos intentarlo.

(Visited 846 times, 1 visits today)