Necesito que todos sepan el trasfondo de un sistema mediocre e incompetente como es la Justicia Argentina.

Hace cuestión de 3 años, recibí amenazas de un usuario, con una cuenta trucha, por medio de Facebook. Este personaje era tan macho que me mandaba fotos de su miembro, y no obstante a eso, también me mandaba amenazas tales como: “te voy a cruzar, te voy a matar y violar”. Lamentablemente como mujer, y en medio de esta sociedad en la que vivimos, tenemos que tomarlo como cotidiano.

La cosa empeoró cuando recibí mails diciendo que iba a matar a mi sobrina, que en ese entonces tenía un año y medio de vida. También decía que iba a terminar en el CEAMSE, que me iba a violar y matar. Ahí fue cuando tomé conciencia que la cosa venía jodida. Realicé la denuncia pertinente, y recién hace tres meses, me llamaron diciendo que pudieron dar con el individuo. Por un lado me alegré, porque dentro de todo y de los términos judiciales fue bastante expedito, pero por otro lado, él tuvo tres años para realizar su objetivo sin que la justicia interviniera.

Resultó ser un vecino que me lleva 12 años de edad y compartió conmigo veranos de profesor particular de matemáticas, teniendo en cuenta que yo estaba para rendir materias del secundario y él para entrar a la facultad. Nunca tuve otro tipo de contacto con esta persona.

Ayer tuve el juicio y perdí toda la fe en el sistema judicial argentino. Quienes intervenían en el caso eran mujeres, una fiscal y una juez, en mi ilusión pensé que iban a tener empatía por el caso. Pero me hicieron entrar en un estado de nervios, llanto, y bronca. por no saber la pena máxima del delito que se le imputó a esta persona, art. 149 bis del Código Penal Argentino:

Será reprimido con prisión de seis meses a dos años el que hiciere uso de amenazas para alarmar o amedrentar a una o más personas. En este caso la pena será de uno a tres años de prisión si se emplearen armas o si las amenazas fueren anónimas. Será reprimido con prisión o reclusión de dos a cuatro años el que hiciere uso de amenazas con el propósito de obligar a otro a hacer, no hacer o tolerar algo contra su voluntad.

Asimismo, el abogado defensor, proponía 10 horas de tareas comunitarias y un resarcimiento que no llegaba a pagar ni la mitad del tratamiento psicológico por el hostigamiento y los taxis que me tuve que tomar por miedo a volver sola a mi casa.

En ese punto que me pregunto: ¿dónde está la justicia? ¿dónde esta el criterio de las personas que tienen que velar por nuestra seguridad? Dejan en libertad a una persona que salió del recinto judicial riéndose y tomándolo como “un papeleo más”. Dejándolo como una víctima del sistema, porque pobre, ¿quien no quiso matar o violar a una pendeja de 20 años de edad? Le dieron a este sujeto el beneficio de quedar impune y seguir jodiéndole la vida a otra chicas que podrían ser tu novia, tu hermana, amiga o prima. Le concedieron la posibilidad de volver a cometer el mismo delito, o aun peor, realizar otro más violento.

Cuando aparece una niña muerta, empalada o violada es gracias a un sistema judicial prostituto, el cual no cumple con la eficacia correspondiente. Y lamentablemente hacen perder la fe en personas como vos y yo. Mi conciencia está tranquila, yo puedo decir que duermo en paz pensando que recurrí a todas las instancias que me correspondían como ciudadana. Pero quiero saber si la conciencia de la juez o la fiscal se encuentran tranquilas después de 3 años de investigación que  fueron tirados al tacho.

Quiero un cambio, quiero vivir tranquila, quiero creer en un sistema del cual me sienta amparada. Si a mi me pasa algo el día de mañana, rompé todo, porque parece que es la única manera de que las personas competentes tomen conciencia.

(Visited 89 times, 1 visits today)