La primera vez que vi una pija en vivo y en directo, fue la de un chabón que se hacia la paja en el auto, para mostrársela a las pibas que andaban por el barrio. El perverso se estacionó para hacer su demostración cerca de nosotras, teníamos 10 años. En ese momento le dije a mi amiga que abriera la puerta, miré al machito y le grité que me daba lastima o algo así.

Anoche, volviendo de la marcha, donde había algunos concurrentes hombres manteniéndose al margen con cara de situación, un tarado solitario me dice alguna cosa de lo mojada y las tetas. Él terminó llorando. Me defiendo con todos los medios que tenga para ponerlos donde les corresponde.

Ya no banco “las buenas formas por sobre todo”, me importan un carajo. Banco que no nos maten, que no nos agredan. Y que si lo hacen, tengan lo que merecen.

(Visited 398 times, 1 visits today)