Tendría 12 años y estoy en lo de mis vecinos, amigos de la familia. Ellos tienen dos hijos. El segundo me lleva como 5 años, pero para mi es ya un adulto. No tengo tele en casa, así que estoy viéndola con él en la pieza de los padres, tirados en la cama grande. Mis recuerdos son borrosos pero sé que esto no era normal.

Él se hace el dormido y estamos en pose de “cucharita”, con él por detrás. No recuerdo que pasaba, pero sí recuerdo la incomodidad, esa sensación de estar haciendo algo que no está bien y de querer irme a mi casa. No sé ni que daban en la tele, y suelo tener buena memoria por que veía muy poca. Todo el tiempo se hizo el dormido, y eso quedó fijo en mi cabeza : que no me había hecho nada. Reprimí el recuerdo mucho tiempo y ayudó que se haya ido a estudiar.

Unos años mas tarde y en otra situación, consigo trabajo gracias a él, pero al momento de verlo siento mucha ansiedad e incomodidad, incluso formalmente. Después de mucho pensar, me acordé de todo esto. Con lo que sé hoy, entiendo que algo pasaba esa tarde, que mi alarma no era inventada y que es probable que él me tocara o manoseara sin yo entender y haciéndose el dormido, aumentando mi confusión.

Y ahora entiendo. No lo odio ni sigo sintiéndome incomoda ni ansiosa, pero al día de hoy, esta es la primera vez que lo cuento.

Quiero reforzar la idea de que debemos confiar en nosotres mismes al momento en que algo no concuerda, cuando se nos disparan alarmas en la cabeza o cuando hay recuerdos que tratamos de esconder o personas con las que no nos sentimos comodes y no sabemos la razón.

Él tenia 17 o 18 y manoseó a su vecina de 12 en la cama de sus padres, haciéndose el dormido. No hay divorcio de los padres, malestar emocional ni adolescencia que lo justifique.

 

(Visited 101 times, 1 visits today)