A los 5 o 6 años aproximadamente tenía un vecino que era 4 años mayor que yo y era amigo de mi hermano. Siempre nos invitaba a jugar a su casa y en varias ocasiones me llevó con él a otro cuarto (estando mi hermano en el cuarto de al lado) con el pretexto de jugar. Pero lo que hacía era meter su pene en mi boca y tocarme.

Por suerte nos mudamos de aquel lugar y no lo volví a ver.

También recuerdo que mi primo, 7 años mayor que yo, me tocaba la vagina. Esto ocurría cuando mi familia iba a visitar a su familia o cuando ellos venían a nuestra casa. Esto habrá sucedido unas 4 veces.

Afortunadamente ninguno de los dos me violó, pero tan sólo el hecho de que me hayan tocado se me hace horrible, y más porque yo era una niña y no sabía si era correcto o no. Estos sucesos no son algo que me atormente siempre o que recuerde todos los días, realmente no les guardo rencor. Pero, aun así, no se lo he dicho a nadie. Tengo dudas sobre si contárselo a mi mamá, siento que sería muy incómodo.

(Visited 210 times, 1 visits today)