Ahora tengo 15 años, y aproximadamente a los 10, mi tío empezó diciendo cosas extrañas. Nunca le tomé importancia, pero con el paso del tiempo intentó tocarme, entre otras cosas.

Cuando cumplí los 14, un día saliendo de clases noté que había ido por mi, lo cual se me hizo muy raro ya que mi mamá normalmente me avisaba ante cualquier cambio de rutina. Yo me escondí de él, pero lamentablemente me encontró y no podía quedarme ahí . Fue entonces cuando me dijo: “ven. Vámonos, tus papas te verán en la cena”. En efecto, sí había una cena, pero resulta que yo nunca llegué. Me llevó a casa de mi abue, a unas cuadras de donde se encontraban mis papas, y fue ahí cuando todo comenzó a ser raro. Estaba todo apagado, intenté conectarme a una red y no pude, ahí empecé a tener mucho miedo. Recuerdo que pasaron como 5 minutos hasta que él se abalanzó encima de mí. No podía quitarlo, era demasiada la fuerza. Levantó mi jumper y bajo mi short, después escuché su voz decir en un tono sucio: “ya entró”. No pude hacer nada al respecto, ya que nunca podría con la fuerza de alguien mayor. Fue ahí cuando me violó, realmente no sé cómo pudo hacerlo, se necesita estar demasiado enfermo.

Lo único que hice después fue salir corriendo hacia mis padres, temblando, casi llorando. Todos me preguntaron qué tenía, pero me quedé callada porque sentí que arruinaría la relación y haría un problema entre todos.

Mi mayor temor son mis primas, quienes no son exactamente sus hijas y así de enfermo puede hacerles cualquier cosa.

Aún me molesta, pero no sé qué hacer ni cómo hablarlo. Me siento muy mal-

(Visited 281 times, 1 visits today)