Tenía 9 años cuando mi padre empezó a tocarme. A los 12 años ya la cosa empeoraba, a los 15 años ya penetraba y me amenazaba. Decía que nadie me iba a creer, que a mi me gustaba lo que él me hacía. Era todo lo contrario, y yo no podía hacer nada. por miedo.

A mi hermana le hacía lo mismo, sólo que yo no lo sabía. Hace 2 años aproximadamente mi hermana estallo y contó todo. Al enterarme, yo también conté lo que me hacía. Mi madre no hizo nada, sólo le decía que calle por el bien de mis otras hermanas mas chicas.

Hace un año atrás ellos por fin se separaron y nunca más volvimos a saber de él.

Hasta el día de hoy, con 17 años, siento dolor y bronca hacia mi madre por nunca habernos defendido. Todo lo hizo mi abuela, hace un año que gracias a ella el tema está en la justicia. Fuimos a testificar y al psicólogo. Hace unos días fui al juzgado para ver cómo seguía la causa, a lo que me respondieron “la justicia tarda” nada más.

Lo cuento yo porque estoy viva.

(Visited 152 times, 1 visits today)