Llevo 8 años prisionera de una relación en condición de amantes, en donde esa persona sólo me utiliza para satisfacer sus necesidades. Las veces que lo he dejado, se convierte en una víctima, me hace creer que le importo, que de verdad siente algo por mí. Hasta me ofrece regalos, todo esto con el fin de que yo, le dé nuevamente una oportunidad para estar juntos.

Todavía no sé por qué continúo en esta situación. Al recordar todos estos años, son contadas las veces en que me ha hecho feliz.

Creo que lo mejor es desaparecer, no sé qué hice para merecer a una persona tan obstinada e insistente, que solo me tiene como un objeto sexual, y no sé por qué llegue a permitirle tanto. Estoy cansada de pensar si manipula a su mujer de la misma forma, quien fue y ha sido su novia de toda su vida. Me da intriga saber si también compra su placer, o en cambio ella si logra sentirse amada a su lado.

(Visited 356 times, 1 visits today)