Desde niña siempre fui muy apegada a mí hermana mayor, jugábamos a que éramos primas y teníamos papás imaginarios. Sentía que juntas podíamos hacer cualquier cosa en el mundo.

Cuando éramos niñas teníamos unas amigas que eran hermanas y siempre íbamos a su casa. Ellas vivían con su abuelo y sus papás. Era su abuelo quien me tocaba mis partes íntimas, y si no lo dejaba, le decía a mis papás que me había portado mal. Lo peor era que no podía dejar de ir a esa casa, por qué cuando me mamá salía y no nos podía llevar, nos dejaba ahí.

Cuando tenía 8 años, mi papá engañó a mi mamá. Puedo recordar cómo se peleaban y a mi papá diciéndole que la otra lo comprendía, entre otras quejas que nos incluían a mis hermanos y a mí. Que estaba cansado de lo mismo de siempre, de estar en la casa con los niños, como si nosotros hayamos pedido nacer.

Esos dos acontecimientos, las peleas y los gritos, junto con el bullying que me hacía mi hermano mayor, me hizo apartarme de los hombres. No les tengo confianza y me desagrada que se me acerquen o me toquen. Es por esto que nunca he tenido un novio y pese a que no me guste que me toquen o me hablen, quisiera poder tener una relación.

Siempre estoy soñando, me invento mundos donde yo soy la protagonista y soy toda una mujer hermosa, inteligente y feliz. Pero cuando regreso a la vida real, vuelven todos los problemas.

Mis padres siguen juntos, arreglaron sus problemas y ahora tuvieron una nueva hija. Mis hermanos mayores ya no viven con nosotros, ya sólo es mi hermano de 12, mi hermana de 4 años y yo.

Sospecho que mi hermano le toca sus partes íntimas a mi hermana y tengo miedo. Ella me estuvo diciendo que le dolía su colita, y como creí que estaría rosada, le iba a poner pomada. Pero cuando quise hacerlo me encontré con que tenía un raspón en el clítoris, como si la hubieran arañado. Le pregunté si alguien la toca, pero no me dijo nada. Ella no va a visitar a amigas o vecinos, no tiene contacto con otra gente que no sea de la familia o niños pequeños que van a la casa, con el único adulto mayor que convive es su maestra. Pero yo estoy segura de que si alguien le está haciendo algo, es mi hermano, el de doce, porque está entrando en la pubertad y siempre quiere hacer pijamadas con ella.

Mi papá no puede ser, por qué no a mí ni a mí hermana mayor nos ha hecho algo.

Tengo miedo de que ella pase por lo mismo que pasé, y que por consecuencia, siga mis pasos. Ella es la razón por la que no me he suicidado. Porque realmente odio mi vida, me siento insatisfecha, sin ánimos.

¿Que debo hacer? De verdad tengo miedo que la niñez de mi hermana se arruine.

(Visited 700 times, 1 visits today)