No sé por dónde empezar, así que voy a ser lo más breve posible.

Mi mamá me tuvo joven junto a mi padre, y cuando nací, se separaron. A medida que yo crecía, con mi papá manteníamos una relación normal, me visitaba con frecuencia y me llevaba a dormir a su casa o para las fiestas. Nos llevábamos muy bien porque yo me divertía bastante con él.

Recuerdo ese día más que cualquier otro día de mi vida. Tenía 8 años, y estábamos en su casa. Mi papá estaba acostado con un short y se le veían los genitales. Yo lo vi y le pregunté qué era eso. Lo siguiente que recuerdo es que se paró, me acomodó en el piso del living y me mostró como masturbarlo. Lo hice sin conciencia alguna, sólo con un gran sentimiento de incomodidad.

Con el tiempo, luego de que dejé de comer y mi familia me notó extraña, averiguaron lo que había pasado y lo denunciaron. El acuerdo fue que podía verme una vez cada 15 días, pero se fue y no volvió nunca más.

Es raro, pero lo extraño un poco, debe ser aquella necesidad primitiva de una figura paterna. A veces me siento vacía. Veo a mi prima con mi tío y se me llenan los ojos de lágrimas, sobre todo cuando le dice cuanto la quiere. ¿Por qué yo no puedo tener eso?

(Visited 1.003 times, 2 visits today)