Fui abusada por mi tío materno desde los 5 hasta los 13 años.
En casa oportunidad que se le presentaba, me manoseaba, me mostraba su pene y me forzaba a masturbarlo, a pesar de que yo lloraba y le pedía que se fuera. Siempre me amenazaba diciendo que si no me dejaba, se lo haría a mi hermana menor.
Me la pasaba llorando todo el día hasta que, con temor, decidí contarle a mi familia. No me creyeron, y me dijeron que si denunciaba iban a ponerse en mi contra porque él tenía esposa e hijos. Sufrí muchísimo que mi familia me diera la espalda. Intenté denunciarlo otra dos veces más, pero nunca pasó nada.
Me costó mucho llegar a ser quien soy hoy. A veces me despierto a los gritos y llorando por los recuerdos que tengo, los cuales me destrozan. Cuento esta historia con lágrimas en los ojos, pero saldré adelante. Tengo 30 años y terminé mi carrera universitaria a pesar de muchas cosas.
(Visited 126 times, 1 visits today)