Me llamo Lucía, tengo 14 años y sufrí abuso sexual por parte de mi padre desde los 7.

No soy capaz de recordar todo, pero sí algunas cosas. Como una de las tantas veces que nos fuimos de vacaciones en familia. Cuando mi mamá y mis hermanos se habían ido, mi papá me violó. Sólo recuerdo que le dije: “no estamos en casa”, pero él me retuvo.

También pasó en otras vacaciones, donde tuve que dormir en la misma cama con él. Y eso hacía siempre, buscaba excusas para que fuera a su cama, como cuando me decía: “te quiero mucho” y alzaba sus brazos para que lo abrace.

Gracias a Dios, las violaciones pararon cuando cumplí 13 años. Pero todavía sigo mal por esto y no pude ni puedo hacer nada. Sigo viviendo con él y me da mucha vergüenza hablarle porque sé que sabe perfectamente lo que me hizo.

Hace unos meses comencé a sufrir depresión por esto, y se lo dije. Hablamos del tema y me dijo que está arrepentido.

Realmente no sé cómo soy capaz de decir que es mi papá, yo no lo veo así, lo veo como un monstruo. Lo odio, y me duele decirlo. Ya no sé si creerle que está arrepentido porque conozco como es, un mentiroso.

Esto no se lo he contado a nadie, sólo a amigos de internet. Pero nunca cara a cara. Ni siquiera a mi mamá porque no quiero causar problemas o que ella se enferme por mi culpa. Él me dijo muchas veces que si lo contaba, se destruiría la familia.

Pensé muchas veces que el suicidio podría ser la solución.

Quiero gritar, patear, ¡hacer algo!

Sólo quiero ser feliz.

(Visited 865 times, 1 visits today)