Un día de mucho frió iba caminando al colegio, con 14 años. Justo ese día mi padre no pudo acompañarme, como lo hacía siempre, entonces tuve que tomarme sola el colectivo. Eran las 6:45 a.m. y caminaba muy rápido porque tenía miedo, nunca había ido sola. Cuando por fin ya estaba en la esquina, pasó un hombre de unos 22 años con pelo largo, un buzo despintado y mochila negra. Me saludó como si me conociera y me dijo: “¿qué hace una chica tan bonita sola por acá?”. No le contesté, simplemente aceleré el paso. El chico me agarró del pelo y me tapó la boca mientras me decía: “camina, puta de mierda porque te mato”. Tenía un arma apoyada en mi cintura, mucho no podía hacer.

Me llevó a un descampado y me obligó a practicarle sexo oral. Lo mordí fuerte y me pegó una trompada, me tiró la boca para abajo y me quiso violar analmente. Tuve la suerte de que justo en ese momento pasó un grupo de amigas mías de 6to año y comenzaron a gritar. Él salió corriendo y me dijo que si hablaba, me mataba.

Hicimos la denuncia pero no encontron nada.

A los dos años me lo crucé y quedé paralizada. El chico se rió y se subió su moto como si nada.

 

(Visited 284 times, 1 visits today)