Nos conocimos en un mal momento, yo estaba en una relación desgastada y no me animaba a terminar por culpa y por la situación en la que estaba mi actual pareja en ese momento. Decidí ocultar lo que me pasaba durante un tiempo hasta que pude darme la oportunidad de estar con esta otra persona que me había enamorado.

Así comencé a salir con mi actual novio, con quien llevamos ya 5 años de relación. Pero la desconfianza hacia mí es continua. Me castiga a cada momento que puede por lo que alguna vez hice. Me controla el celular, no uso redes sociales porque me las hizo cerrar. Si tenía Facebook, me bloqueaba a todos los hombres, incluyendo a mis amigos. Yo acepté sus controles porque en mi interior, sentía culpa de no haberlo elegido con más rapidez. Jamás en la vida había engañado a alguien anteriormente.

Me pasó, me enamoré de él con sus controles y sus malos tratos verbales.Todo gira en torno a su estado de ánimo y sus ocupaciones. Si yo me opongo a algo o pregunto sobre algo, me dice que lo tengo harto. Si quiero hacer alguna actividad, por ejemplo, clases de baile o ir a comprar ropa, siempre quiere ir conmigo.  Por eso dejé a mis amigos, dejé trabajos por sus celos. Vive controlándome y juzgándome cuando yo no hago más que darle amor.

Su familia es muy buena conmigo y no saben cómo es él en la intimidad. No saben qué pasa cuando digo algo que no le gusta.

Yo lo amo mucho y lo apoyo incondicionalmente. Soy muy compañera y atenta. Él tiene cosas buenas, que son las cuales me enamoran día a día. Pero hoy ya no soporto sentirme atacada verbalmente cuando tiene ganas de hacerlo. Hoy siento distancia entre nosotros, los abrazos y los besos son forzados. Ya no sé por qué está conmigo.

Creo que no es justo que, por cómo fue nuestro comienzo, tenga que cargar con esta mochila de culpa. Siento que está apagando mi esencia, y así me siento ahora, apagada.

(Visited 182 times, 1 visits today)