Me siento sucia.

Hace un tiempo salía con un chico. Yo 14, él 17. En ese momento no me daba cuenta que quería estar todo el tiempo conmigo, Este chico siempre quería verme, como si me necesitara en todo momento, que no podía estar sin mí. Yo, por temas del secundario o simplemente porque quería un tiempo para mi sola o con mis amigas, algunas veces le decía que no e inventaba escusas.

Una tarde nos juntamos y como típicos adolescentes, nos metimos a una casa abandonada. Empezamos a besarnos, con desesperación, hacia tanto que no estábamos juntos. Hasta que, en un momento, apoyada en una pared por él, sentía como pasaba sus manos por todo mi cuerpo, mis pechos, mi vagina y mi cola. Aunque fuera por arriba de la ropa me sentía abusada. Él no podía sacar sus manos de mi cuerpo y yo no podía pararlo. Llegó al punto en que su lengua en mi boca me daba asco, mucho asco. Yo le decía: “basta, espera un poco” pero él no me escuchaba. Lo tuve que empujar para que parara.

Me sentí muy manoseada, usada, débil y sucia. Muy sucia. Sé que quizás él no tenía la intención de que yo me sintiera así, pero era como su juguete.

Hoy tengo miedo de estar con otro chico y que me pase lo mismo, o que sea peor. Tengo miedo de mostrarme frente a alguien. Tengo miedo.

(Visited 256 times, 1 visits today)