Durante el noviazgo fue el hombre ideal, nos llevábamos muy bien. Pero nuestra vida cambió cuando nos enteramos de que íbamos a ser padres. No sabíamos muy bien qué hacer, y después de tanto pensar, decidimos tenerlo y juntarnos porque nos amábamos mucho. Nunca me imaginé que las cosas cambiarían.

Cuando nació nuestra beba las cosas cambiaron. Él no se preocupaba por nosotras, salía con sus amigos y nos dejaba sola. Llegamos al punto en que nos insultábamos hasta que tuve el coraje de decirle que ya no quería estar con él, que estaba harta.

Me la pasaba llorando confundida todas las noches. Sola, siempre sola mientras él se emborrachaba.

Un día discutimos y me dijo cosas horribles, me sentía la mujer más estúpida y fea que pudiera existir en el mundo. Siento que ese día cambió mi forma de ser para siempre, me siento mal conmigo misma.

(Visited 195 times, 1 visits today)