Después de leer varias de sus historias voy a contarles la mía. Nunca me puse a pensar bien en cómo habían sido las cosas o qué es lo que realmente me había pasado porque estaba muy encantada con él.

Nos conocimos en una fiesta, yo tenía 14 y él 17. Empezamos a comunicarnos, conocernos y estar juntos. Fue con quien tuve mi primera vez, claramente no fue esa primera vez romántica en un lugar soñado y esperado, no. Fue en un lugar deshabitado, sucio y arriba de una mesa. La ansiedad de saber qué se sentía hacer el amor me envolvía, pero nada fue como lo esperé, sólo se bajó los pantalones, acabó, se volvió a subir los mismos y nos fuimos. Eso fue todo. Llegué a mi casa y lloré ¿Cómo podía haber sido solo eso? ¿y los abrazos? ¿y los besos? ¿dónde estaba el amor?

Nos veíamos una vez a la semana y era así siempre. Al ser yo tan inexperta, creía que el amor era eso y nada más. Así estuvimos durante un año, esperaba que seamos novios, pero nunca pasó.

Una vez nos dejamos de ver, así como así. Entonces, como lo extrañaba tanto, pensé en pedirle que fuera mi novio. Así que lo encontré en un boliche, hablamos y me pidió salir afuera para estar más tranquilos. Yo había tomado mucho, fue mi forma de juntar coraje para hablarle. Fuimos cerca del boliche a un descampado que daba un poco de miedo. Mientras yo le hablaba, comenzó a besarme. Yo lo frenaba, diciendo que solo íbamos a hablar y que no quería hacerlo, pero ni me hablaba. Me bajó la calza, me violó y obligó a hacerle sexo oral. Tengo recuerdos muy borrosos, pero sé que me dejó en ese lugar y sola empecé a caminar hasta mi casa. Por suerte, de camino, me encontró un amigo y me llevó a casa. Al otro día me dolía todo el cuerpo, tenía toda la ropa manchada con pasto y sobretodo las rodillas. Claro está que mi príncipe me violó y nada fue un sueño.

Trate de comunicarme con él por mensaje y nunca apareció. Tiempo después, lo vi en el mismo boliche con otra chica y ahí supe que era lo mejor, que enfrentarlo para decirle por qué me había hecho eso no tenía sentido.

Unos meses después comencé a salir con otro chico, y de tanto que confiaba, le conté esto. Me dijo que me había pasado por estar borracha y que, si tenía una relación, entonces no era violación. Por eso mismo nunca le conté a nadie, ni siquiera a mi mejor amiga.

(Visited 1.308 times, 1 visits today)