Tengo miedo de mandarlo al frente, pero ya la impotencia y la cobardía me están ahogando.

Él se llama Augusto y tuvimos una relación hace ya unos años a pesar de que mis papás nunca estuvieron de acuerdo con que salieramos.

Un año después, me enteré de sus problemas con el alcohol y las drogas, fueron estas sustancias lo que lo volvieron cada vez más violento.

Cortamos nuestra relación hace ya dos años. Desde aquel entonces nunca dejó de escribirme y acosarme, ya estoy verdaderamente cansada de esta tortura. Hace poco se enteró de que tengo novio, y dijo que, si se lo llegara a cruzar, lo mataría a golpes. Todo esto me hace muy mal porque nunca creí poder encontrar a alguien tan bueno como mi novio, y tengo miedo de que esto nos afecte.

Hace unos días fue mi cumpleaños y mi ex dejó unas flores en el hall del edificio. Luego subió una foto a Twitter, donde también se encarga de plasmar sus amenazas hacia mi persona, para asegurarse de que yo sepa que él me las dejó. Ya no me siento segura ni publicando algo en mis redes sociales, es como si él estuviera siempre ahí, en cada área de mi vida.

Muchas veces le pedí que por favor se olvide de mí, pero parece no entender.

(Visited 890 times, 1 visits today)