Él era el amor de mi vida, pero hace ya 2 años y algunos meses, terminamos nuestra relación.

Estábamos todo el tiempo juntos, yo no salía de mi casa salvo para ir a estudiar a su casa. Nunca me di cuenta que tenía una relación tóxica hasta después de terminar. Cada tanto nos separábamos por algunos días o semanas. Pero el punto de inflexión fue cuando se acostó con una amiga suya, a la cual yo siempre le tuve celos.

Claro que me pidió volver, y volvimos porque lo amaba. A pesar de eso, mi actitud cambió mucho porque me sentía traicionada. Tanto que me deprimí, y para tratar de salir adelante empecé a trabajar mientras estudiaba. Ya no tenía tiempo para él.

Un día, al volver del liceo, vino a dormir conmigo. Yo había salido a las 9 am hacia el trabajo y había vuelto a las 22 pm, estaba realmente cansada y no quería intimar. Pero no le importó y me penetró igual. Nosotros a veces jugábamos a hacernos los difíciles, principalmente yo, pero ese día él no entendió que no era un juego. Ese día me dolió. Ese día yo no quería y me violó.

Muchas veces me sentí culpable, me costó mucho abrirme con otras personas y hablar del tema. Algunos me dijeron que la culpa fue mía, que eso no era una violación. Pero ¿por qué no? Si una violación ocurre cuando se lleva a cabo el acto sexual contra la voluntad. ¿No fue violación porque supuestamente me amaba? O ¿Por qué yo lo amaba a él? Me quedaron grabadas para siempre aquellas palabras: “estás exagerando”.

(Visited 213 times, 1 visits today)