Cuando mi hermana tenia 10 años yo veía y sospechaba de las actitudes de mi hermano de 16. Quería bañarse con ella, le ponía películas en su pieza para que ella vea siempre que me iba a algún lugar. Cuando ellos quedaban solos me daba una sensación fea. Hasta que un día mi hermana, entre lagrimas, me logró contar lo que le pasaba. Nuestro hermano le había puesto una película porno y luego la había obligado a que le hiciera sexo oral y le metió sus dedos por el ano.

Juntas, le contamos llorando a mi mamá lo que había pasado y ella sólo lo retó. Hasta el día de hoy le ruego que cierra la pieza con llave y no lo dejo acercarse a ella.

Ademas, soy victima de un intento de abuso. El padre de una amiguita, a los 7 años de edad, me habla de sexo. Un día me hizo subir a una escalera y me apoyó para después besame y me llevarme a la pieza. Su hijo lo frenó un poco para pensar dónde me iba a violar, pero en eso entró mi amiga y salió corriendo. Cuando volví le conté a mi mamá y me llevó a la comisaría. Todo el barrio se puso en mi contra y nadie quería hablarme. Al salir finalmente la sentencia a mi favor, estos hipócritas volvieron a hablarme pero en el barrio jamás se quitó de mi la etiqueta de “pendeja que manchó la imagen de un buen hombre”.

 

(Visited 104 times, 2 visits today)