Hace un año, cuando tenía 16, tuve un accidente y me mandaron diariamente a curación. Por ser menor de edad, debía ir con mi mamá. Al principio todo iba bien, el médico era un hombre de cuarenta y tantos, era amigable e inspiraba bastante confianza. Tanto que mi mamá comenzó a enviarme sola.

Él siempre me decía que tenía una hija de mi edad, y así comenzamos a platicar. En un momento, se acercó y me besó sin mi consentimiento. Yo me sorprendí y lo alejé. No supe qué hacer. Y dado que mi mamá estaba teniendo problemas legales para proteger a mi hermano, no quise ser una molestia más y no se lo conté.

Meses después, tuve que regresar para arreglar otros asuntos médicos, y para mi suerte, pude ir con mi mamá. Tuve que tragarme el miedo y la vergüenza para que ella no lo notara.

Yo me sentí violada por él, con ese beso me sentí sucia.

Hasta la fecha, tengo miedo de ir a un doctor y que me vuelva a tocar alguien como él. No me gustaría volver a ir sola a curación, no pienso hacerlo jamás.

(Visited 566 times, 1 visits today)