Desde niño fui violado por mis primos. Todo empezó cuando tenía 4 años, estaba bañándome en el patio y un chico de 15 me pidió que entrara a su casa, la cual estaba al lado de donde vivía. Cuando entré, sacó su pene y me pidió que lo metiera en mi boca. Yo no sabía lo que estaba pasando. Nunca le dije nada a nadie y seguí como si nada había ocurrido.

En esos días, mi papá tuvo que irse a vivir fuera del país, así que mi madre y yo tuvimos que mudarnos al campo con mis abuelos y primos. Como éramos demasiados en casa de mi abuela, casi todas las noches dormía en habitaciones diferentes. Un día me toco dormir con mi tío. Cuando desperté, encontré a mi primo de 8 encima de mí intentando penetrarme.

Después de ese día, en las noches me tocaba y me obligaba a tocarlo. Me pedía que le hiciera sexo oral, y por más que me resistía, siempre terminaba haciéndolo para que me dejara tranquilo. Al tiempo empezó a gustarme, y en vez de ser él a mí, después era yo a el que se lo hacía.

Ya a los 13 años tenía novia, pero todavía tenía relaciones con él. Una noche noté que otro de mis primos estaba masturbándose. Después de esa noche, comenzó a levantarse para tocarme mientras mi otro primo dormía al lado mío.

Cuando cumplí 14 nos mudamos nuevamente a la casa en donde vivía cuando tenía 4 años, ahí conocí un chavo de la iglesia a la que asistía que me ayudó a ponerme novio con una chava que me gustaba muchísimo. Una noche estábamos juntos y no sé como pero terminamos teniendo relaciones. Así estuvimos hasta que cumplí 16, con él y con mi novia. Trate muchas veces de dejar de hacerlo porque tenía novia y me encantan las mujeres, pero siento que haber sido violado a temprana edad afectó mi sexualidad y no puedo evitar sentirme atraído por alguien de mí mismo sexo.

Hoy en día tengo 24 y estoy casado, pero aún pienso en ellos. Me siento frustrado porque amo a la persona con la que estoy. Pero sexualmente quisiera estar con todos ellos al mismo tiempo por la costumbre de cuando era adolecente.

(Visited 228 times, 1 visits today)