Soy peruana y aún vivo con mi pareja dado que tenemos una niña de 4 meses.

Todo comenzó una tarde cuando nos encontrábamos peleando por nuestra casa. Me decía que no sé hacer las cosas como a él le gustan y entonces me tiró un puñete en la pierna. Tratamos de hablarlo y me prometió que nunca más lo haría. Al día siguiente le mostré el moretón que me había dejado y, acariciándome el rostro, me dijo “perdóname amor, ha sido por el cólera que me provoca que tú no hagas nada”.

Nuestras peleas se volvieron constantes, por el momento no me golpeaba pero me decía palabras verdaderamente soeces.

Poco a poco sus manos fueron olvidándose de las promesas y volvieron a golpear mi cuerpo. Esta vez dejó moretones en todo mi brazo.

Yo le contaba a su madre todo esto que sucedía, pero nunca pude hablar con mi familia ya que tengo mucho temor. Siento que lo amo pero a la vez siento miedo de estar a su lado. Creo que yo también me he vuelto más agresiva porque me veo obligada a responder ante sus agresiones.

La última pelea que tuvimos fue por el simple hecho de que yo no quería lavarme el cabello. Volvió a llenarme el brazo de moretones y hasta me lo dejó hinchado.

En una ocasión me lastimó con un cuchillo. Fue tan horrible que recordarlo me causa muchísimo dolor. Él se excusó diciendo que me lo merecía por no haberle hecho caso. Pero yo no lo soporté, tomé el mismo cuchillo y lo amenacé. Rápidamente me lo quitó de un golpe.

Me dolió mucho verme en esa situación, por mí y por mi niña de 4 meses, quien se encontraba gritando y llorando en la habitación continua. Lo amo, pero el amor que tengo por mi hija y por su bienestar es mayor.

Hemos conversado mucho sobre nuestra relación, los dos sabemos que no podemos seguir así. Él dice que es consciente del maltrato que ejerce, que quiere cambiar y que lo hará, pero no sé si realmente sea así.

Si vuelve a recaer juro que lo dejaré pues no tolero más humillaciones.

(Visited 1.329 times, 1 visits today)