Hace 10 minutos estaba con miedo por lo que él me contestaría ante alguna negativa estúpida, y me pregunté ¿Por qué tengo que tener miedo? ¿Con quién estoy de novia? Y acá estoy, recordando esta página, sentada frente al teclado a punto de contar mi historia.

Pasé toda mi adolescencia con la misma persona, y al separarnos, busqué sin éxito a otros hombres hasta que me di cuenta que necesitaba estar sola. Pero cómo será el destino que este hombre logró enamorarme desde el primer día a pesar de mi necesidad. Él me prometió una relación seria, y encontré la estabilidad que buscaba en una pareja.

Todo fue maravilloso hasta hace unos meses atrás, donde se transformó en alguien que jamás había visto.

Yo nunca le di razones para celarme tanto y nunca hubo peleas serias, pero él decidió hacerme la vida imposible creando conflictos de la nada y atribuyéndoselos a su “humor inestable”.

Las veces que me pegó, no me dejó marcas grandes. Pero aquello no hacía falta para lastimarme, dado que con sus palabras dejaba en mí heridas enormes, y ni hablar de mi autoestima. Me decía fea, estúpida, que no me daba la cabeza para nada, y muchas cosas más que empezaban de la nada, del silencio, nunca con una razón concreta.

Siento que, por no poder dejarlo, me voy destruyendo cada día más.

Pido ayuda a gritos, pero en silencio, y nadie me escucha, nadie se da cuenta. A veces temo dejar este mundo por mano propia y que él siga ahí, insultándome.

(Visited 744 times, 1 visits today)