El año pasado fui a una fiesta y me emborraché. En el camino a casa decidí pasar por un after en un bar y ahí conocí a un chico. Como estaba bastante mareada, le pedí si por favor me podía acompañar a mi casa y él aceptó.

Durante el camino me besó y me preguntó si quería coger con él, le dije que no, obviamente, porque estaba muy borracha y no tenía ganas de nada, sólo de llegar a mi casa y dormir. En ese momento parecía haber entendido, pero me llevó a un lugar y me violó.

Todavía siento su respiración en mi oreja y la presión en mi vientre. Pasaron ya 8 meses de esto y cada vez que me lo cruzo, intenta hablarme como si nada hubiese pasado.

 

(Visited 255 times, 1 visits today)