La violencia para mí no ha sido sólo un acontecimiento aislado.

Mi padre era violento, aunque ausente gran parte del tiempo. Mi madre vivía una especie de letargo que la hacía inaccesible.

Mi hermano 4 años mayor que yo fue no solamente mi mundo sino también mi verdugo.
Abusó de mi toda mi infancia. Me golpeaba, me chantajeaba, me torturaba, me manipulaba.
Como no fue suficiente eso, se metió a mi cama, abusó sexualmente de mi.

Tras años de terapia finalmente tuve la fortaleza necesaria para recordar y sentir el dolor del abuso, del incesto.

Apenas ahora entiendo el porqué todas mis parejas han sido violentas conmigo. A veces físicamente, a veces emocionalmente. A veces de todos los modos posibles.

El sentimiento es devastador. Se que al final podré vivir en paz con mis recuerdos y aprenderé a no relacionarme con gente así, pero mientras ese día llega qué dolor estoy viviendo.

(Visited 371 times, 1 visits today)